TRUCOS Y CONSEJOS

MI MASCARILLA CAPILAR

¡Buenos días a todo el panal! Ya estoy aquí un domingo más. Hoy os traigo mi mayor secreto: mi mascarilla capilar.

En realidad no tiene mucho misterio, pero he probado millones de mascarillas y esta combinación es la que mejor me funciona. Por eso quiero compartirla con vosotras.

¿CÓMO ES MI CABELLO?

Vamos a empezar por el principio, ¿cómo es mi cabello? Mis raíces son grasas y mis puntas secas (como el de cuatro de cada dos personas, vamos).

Puede ser que esta mascarilla sea genial para mi, pero a vosotras no os sirva. Si tenéis un cabello similar al mío os invito a que la probéis.

RAÍCES

Sí, son grasas, pero tampoco mucho. No vayamos a exagerarlo todo. Me lavo el cabello todos los días porque entreno todos los días y porque me gusta, sin más. Soy incapaz de meterme en la ducha y no lavarme el cabello (así soy de rarita).

¿Es malo lavarse el cabello todos los días? Pues bueno, yo opino que DEPENDE. Si tienes el cabello muy graso, lo malo sería no lavárselo. En cambio, si tienes el cabello muy seco, puede que lavártelo todos los días no sea la mejor opción (básicamente porque tampoco es necesario).

He escuchado muchas veces que si tienes el cabello graso y te lo lavas muy a menudo, con el tiempo se te volverá más graso. Por favor olvidad este mito (es peor que el mito de las cinco piezas de frutas al día).

NO se os va a engrasar más el cabello si lo laváis más a menudo. Lo que sucede es que vosotras os lo vais a ver más graso a la mínima, porque os acostumbraréis a veros el cabello siempre limpio y fresco cual lechuga.

Mi consejo es que os lo lavéis cuando consideréis necesario. Yo me lo lavo todos los días por lo que os he dicho. En mi caso no sería necesario lavarlo tanto, y sí que es cierto que se me seca un poco, pero lo compenso con otras cosas:

  • Utilizo productos hidratantes: mascarillas (como la que os voy a enseñar hoy), acondicionadores, aceites…
  • No utilizo secadores, planchas, tenacillas o similares (herramientas de calor en general).
  • Intento proteger mi cabello del sol, en verano, y del frío/viento en invierno.
PUNTAS

Las tengo secas, sí, pero no para están para el arrastre. Muchas personas confunden esto.

Ya os lo dije en el anterior post, el del Olaplex, pero es importante conocer cómo es nuestro cabello. No hay ningún producto/tratamiento que repare unas puntas abiertas. Si tenéis el cabello realmente mal lo único que podéis hacer es cortarlo, cuidarlo y no dañarlo durante una temporada larga.

Mis puntas están secas, pero no abiertas. Sé que no están abiertas porque no utilizo ningún producto con siliconas y no se ven abiertas. El problema de las siliconas principalmente es ese: no te dejan ver cuándo tu cabello está realmente mal.

Además, al tener el cabello largo (más o menos me llega por la cintura, y espero que siga creciendo hasta convertirme en Rapunzel), tengo más probabilidades de que se dañe mecánicamente. Con esto me refiero a que a la mínima que haga se me está enganchando por ahí; con el abrigo, con la mochila, con esto, con lo otro… un desastre.

Por eso casi siempre lo llevo recogido, ya sea en una coleta-trenza (espero que sepáis como es esto), en un moño o recogido con una pinza (ahora mismo mi propósito es aprender nuevos recogidos para no ir siempre igual, pero entre que soy una patosa y no tengo mucho tiempo para peinarme… ).

AL GRANO, ¿QUÉ LLEVA MI MASCARILLA?

Es más sencilla de lo que parece, solo lleva dos productos. Antes llevaba tres, y espero que en un futuro vuelva a llevar este tercer y maravilloso ingrediente (más tarde os comentaré cuál es, tranquilidad).

PRIMER PRODUCTO: MASCARILLA H’SUAN WEN HUA, DE LUSH

La mascarilla H’suan wen hua (haré como si no me hubiese hecho falta buscar el nombre en Google, a pesar de llevar años comprándola y utilizándola) es una maravilla.

Es de la marca Lush, que seguro que ya conocéis. No suelo comprar mucho en Lush, por su calidad/precio. Es una buena marca para hacer regalos, pero algunos de sus productos dejan mucho que desear. A lo mejor soy la única persona en el mundo que piensa que Lush es un POQUITO exagerada con sus precios, pero bueno, un aplauso a su plan de marketing, se lo han currado. 

En este caso la mascarilla cuesta 13,75 euros y vienen 225 gramos. A mi me dura más o menos un mes y medio, aplicándome una buena cantidad cada domingo.

Estos son sus ingredientes, sacados directamente de la página de Lush, aunque también os dejo una foto que le hice a la mascarilla como tal.

Captura de pantalla 2018-10-21 a las 17.01.10.png

SEGUNDO PRODUCTO: ACEITE CAPILAR DE ARGÁN, DE ECO LABORATORIE

Este aceite capilar de argán os lo mostré en el haul de cremitasverdes que publiqué hace poco.

Cuesta 10,90 euros y vienen 200ml. Tengo que decir que este aceite cunde bastante. A mi me suele durar más de 4 meses. Es una buena inversión.

Sus ingredientes son: Aceite de argán, Aceite de oliva orgánico, Triglicéridos de ácido caprílico/cáprico (los del aceite de coco, vamos), Aceite de almendras dulces, Aceite de germen de trigo, Acetato de vitamina E o tocoferol, Colágeno, Milk peptide complex o MPC. 

Este último ingrediente es lo que viene siendo todo el complejo de las proteínas del suero de leche, más conocidas en el mundo del fitness como Whey Protein. 

En resumen este aceite es una mezcla de todos los aceites que te puedes encontrar para hidratar el cabello.

D.E.P. TERCER PRODUCTO: MASCARILLA CAPILAR HIDRATANTE, DE LE ERBE DI JANAS

Esta mascarilla es la mejor mascarilla que he probado en toda mi vida, y creedme cuando os digo que he probado muchas. Tan solo diré de ella que, si mi cabello pudiera hablar, me daría las gracias por usarla.

La compré hace bastante tiempo en Ecco-verde.es (otra tienda más de cosmética natural).  Me costó 11,99€ y, a pesar de que solo vienen 50ml, me duró bastante. También tengo que reconocer que solo le añadía una cucharadita a mi mezcla (cucharadita que marcaba la diferencia).

Si tanto me gustaba, por qué no me la he vuelto a comprar, os preguntaréis. Bueno, pues eso también me estoy preguntando yo. Espero podérmela comprar otra vez para finales de noviembre (de capricho de cumpleaños y eso). Eso sí, me cogeré el tamaño más grande, el de 125ml (enorme eh).

PASO A PASO

Ahora os voy a decir paso por paso cómo hago mi mascarilla y cómo me la aplico.

PASO UNO: ASÍ MEZCLABA, ASÍ, ASÍ

Lo primero de todo es buscar un recipiente para hacer la mezcla. A no ser que queráis hacerla directamente sobre la mesa, a modo salvaje.

También necesitaremos una cuchara. En su día leí que mejor utilizar herramientas de madera y/o plástico, porque las de metal podían “quitar propiedades”. No sé qué hay de cierto en esto, pero yo me lo creí (y me lo sigo creyendo). Si sabéis algo más sobre esto os agradecería que me lo dijeráis.

Yo suelo utilizar una cuchara de madera que tengo específica para esta mascarilla. Antes utilizaba la típica cuchara verde del Llao-llao (sí, lo reconozco, en mi pasado oscuro iba a ese tipo de sitios).

En el recipiente añado dos-tres cucharadas de la mascarilla H’suan wen hua y cuatro-cinco “pumps” del aceite de argán. Obviamente las cantidades dependerán de la longitud de vuestro cabello. Yo lo tengo por la cintura (como podéis ver en la foto) y me aplico la mascarilla de medios a puntas.

IMG_3243

Después mezclo bien todo hasta obtener una masa homogénea. La textura final es más cremosa que la mascarilla base.

PASO DOS: CON LAS MANOS EN LA MASA

Es hora de pringarse hasta arriba.

Antes de aplicarme esta mascarilla, me pongo la mascarilla activadora de crecimiento de Recetas de la abuela Agafia en la raíces. Ya os la enseñé en el último haul de cremitasverdes. Me pongo un poco en la yema de los dedos y me masajeo el cuero cabelludo, repartiéndola bien.

Después me cepillo bien el cabello, empezando por las puntas, para poder dividirme el cabello en cuatro secciones: dos superiores y dos inferiores. Me recojo dos mechones de la parte superior con dos pinzas (parezco un teletubbie).

Yo como soy muy tradicional (y muy bruta) utilizo las manos para aplicarme la mascarilla. Para mi es lo más cómodo.

Comienzo por los dos mechones inferiores. Cojo un buen pegote de la mascarilla y masajeo bien las puntas. La idea es masajear para que llegue a todos los pelitos. Luego sigo con los dos mechones que quedan.

PASO TRES: PRÁCTICAS DE ARQUITECTURA ANTISÍSMICA

Cuando tengo todas las puntas cubiertas de mascarilla me hago un moño bien alto. Esto es todo un desafío para mí.

El moño tiene que quedar alto, estático y estable, como un gran edificio de Japón a prueba de terremotos. Me pasaré todo el día haciendo labores del hogar y no puedo permitir que mi moño se caiga.

Un solo coletero no es suficiente. También lo recubro de papel film y lo agarro con otro coletero.

Para comprobar que el moño va a aguantar este duro día hago un meneo con la cabeza, de lado a lado. ¿Resiste? Perfecto. ¿Se tambalea? Vuelvo a hacerlo.

giphy

MÁS DETALLES SOBRE MI MASCARILLA

¿CUÁNTO TIEMPO ME LA DEJO?

Me la aplico los domingos, que son los días que estoy en casa. Suelo llevarla desde las 9:00 de la mañana hasta las 18:00. Cuando noto el cabello más seco de lo normal me la aplico la noche del sábado para que actúe durante más tiempo.

Considero que lo mínimo para que te salga rentable la mascarilla es dejarla actuar durante 2-3 horas. Si no disponéis de tanto tiempo es mejor que utilicéis aceites sin más, directamente sobre las puntas. Mis favoritos son el aceite de argán, el aceite de oliva y el aceite de aguacate.

SI ME SOBRA, ¿QUÉ HAGO?

A mi nunca me sobra porque tengo ya la medida cogida.

En el caso de que os sobre, podéis guardarla en un tarro y meterla en la nevera. No la dejéis mucho tiempo porque se puede estropear.

Si queréis que os dure un poco más podéis echarle unas gotitas de vitamina E. La mía la compre en Gran Velada, os dejo aquí el link directo. En esa tienda también podéis encontrar aceites y materias primas para elaborar vuestra propia cosmética natural.

¿ENGRASA EL CABELLO?

Si os la aplicáis de medios a puntas, como lo hago yo, no os tiene por qué engrasar el cabello.

De todos modos, al ser una mascarilla con aceites, sí que es importante que en la ducha os lavéis bien el cabello. No digo que os frotéis hasta hacer chispas, pero sí que sería interesante hacer dos lavados. En mi caso yo no lo hago así porque no tengo el cabello muy graso y con un lavado me va bien.

¡HASTA EL DOMINGO QUE VIENE!

Espero que os haya gustado el post de hoy, cualquier duda/crítica constructiva me la podéis dejar en comentarios o en mi cuenta de Twitter (@laabejacuriosa).

Nos vemos el domingo que viene con otro post. ¡Espero que paséis una feliz semana!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s