EXPERIENCIAS

MI OPERACIÓN DE PECHO: PRIMERA PARTE

¡Buenos días, panal! Ya estoy un domingo más aquí.

Espero que hayáis tenido una muy buena semana, un muy buen fin de semana y estéis dispuestas a empezar la semana con más actitud que nunca.

Hoy os traigo el post sobre mi aumento de pecho, aunque realmente no fuera un aumento de pecho como tal, sino más bien una reconstrucción.

Los he dividido en varias partes porque si no el post quedaría bastante largo (cuando digo bastante largo es muuuuuy pero que muuuuy largo). Os iré publicando cada domingo una parte hasta que ya no quede ninguna.

No voy a dar tampoco muchos detalles por aquí porque no a todo el mundo le interesa este tipo de operación. Soy consciente de que someterse a una cirugía estética no es como hacerse un tratamiento capilar en la peluquería.

De todos modos, si hay alguna abeja interesada (por el motivo que sea) y tiene alguna duda, puede contactar conmigo a través del correo electrónico (laabejacuriosablog@gmail.com). Estaré encantada de responder cualquier tipo de duda siempre que pueda (y sepa responderla, obviamente).

UN POCO DE HISTORIA

¿POR QUÉ ME OPERÉ?

Siempre tuve complejo con mi pecho. Mi complejo no era respecto al tamaño, pero sí respecto a la forma.

Hubo un momento de mi vida en el que asumí que mi pecho era así y tenía que aceptarlo. Pensé que simplemente había muchas formas de pecho y a mi me había tocado tener esa.

¿Lo acepté en algún momento? No. Por más que intentaba hacerlo, no podía. Siempre que no me ha gustado algo de mi (y no hablo solo de lo físico), he trabajado duro para cambiarlo.

En esto yo no podía hacer nada (o eso pensaba). Me venía a la mente el típico aumento de pecho, pero yo decía: “¿para qué quiero hacérmelas más grandes si no me gusta la forma que tienen?” o “yo no las quiero más grandes, las quiero bonitas“.

Yo en ese momento desconocía que se pudieran hacer también reconstrucciones. Pensé que la cirugía estética era sota, caballo y rey, pero no, es todo un mundo. 

En el verano de 2017, bicheando en algún foro, leí por primera vez el término “mamas tuberosas”. Cuando lo busqué en Google y me vi cientos de imágenes me di cuenta de que aquello me sonaba. ¡Anda, pero si todas se parecen a las mías! 

giphy-5.gif

Me imagino que no tendréis ni idea de lo que es. Tranquilas, yo cuando lo escuché por primera vez tampoco sabía lo que era (y eso que yo misma las tenía). 

¿QUÉ SON LAS MAMAS TUBEROSAS?

Os voy a dejar la definición que nos da Wikipedia de “mamas tuberosas”.

Captura de pantalla 2018-12-13 a las 16.10.37
https://es.wikipedia.org/wiki/Mamas_tuberosas

También os dejo una imagen donde se puede ver cómo es una mama tuberosa. La imagen la he sacado del blog que tiene la clínica donde yo me operé, de la que os hablaré más adelante.

Como veis, no es lo mismo un pecho poco desarrollado (B) que un pecho tuberoso (C).

mama-tuberosa-1
https://www.martindelyerro.com/blog/por-que-mi-pecho-es-tuberoso

Para este tipo de pecho es necesario hacer una reconstrucción de la glándula mamaria. No es tan simple como abrir, meter implante y cerrar (así, siendo bruta). La técnica se llama técnica del paraguas o técnica de Puckett. Aunque tampoco me voy a tirar mucho el pisto, que no soy cirujana. 

¿QUÉ HICE CUANDO ME ENTERÉ DE QUE TENÍA MAMAS TUBEROSAS?

Cuando descubrí que lo de mi pecho tenía un nombre me quedé bastante más tranquila (soy una persona que necesita ponerle etiquetas a las cosas, aunque ahora esté de moda no ponerle etiquetas a nada).

Ponerle nombre al problema para mi significaba poder ponerle nombre a la solución. Así que me puse a buscarle nombre a la solución.

Me dediqué casi todo julio/agosto/septiembre a leer experiencias sobre aumentos de pecho en mamas tuberosas. Cuanto más leía, más dudas tenía, era una auténtica locura.

giphy-6.gif

Al final, para no liarme más la cabeza, decidí buscar clínicas para pedir primeras consultas y que fueran los cirujanos mismos quienes me guiaran.

Es bastante difícil encontrar clínicas donde tengan especialistas en este tipo de operación y de mamas. Si necesitáis una operación así, no os vayáis a las típicas clínicas que aparecen en las marquesinas de los autobuses (te pueden decir que realizan ese tipo de operación, pero luego a saber cómo la hacen…).

giphy-7.gif

Es un tipo de operación muy delicada que nos tienen que hacer muy bien para asegurarnos de un buen resultado, por eso yo busqué las mejores clínicas que pude, con los mejores especialistas.

PRIMERAS CONSULTAS

La verdad es que solo fui a dos clínicas. Y por mi hubiese ido solo a una (a la que fue la definitiva), pero quería darle una oportunidad a la otra. Al final la oportunidad se convirtió en una pérdida de tiempo: fue un desastre. 

LA PRIMERA CLÍNICA

No voy a mencionar el nombre de la primera clínica porque no creo que sea adecuado ni justo, pero si os interesa me lo podéis preguntar por privado.

Solo os diré que el cirujano me citó cuando la clínica estaba cerrada, es decir, abrió la clínica solo para mí. Eso pueden significar dos cosas:

  • El cirujano es tan buen hombre que está dispuesto a abrir la clínica solo para una persona.
  • El cirujano no tiene clientes y los necesita a toda costa.

En cualquier caso, no me convenció nada de nada.

Me citó a las 21:00 y llegó más de media hora tarde. A eso de las 21:15 me avisó de que llegaría tarde (al menos avisó).

Lo bueno es que la clínica estaba en una zona muy bonita de Madrid (por el barrio de Salamanca, entre Nuñez de Balboa y Serrano), y esperar en la calle no me supuso una preocupación.

Tengo que ser sincera, si estuviera en una zona “chunga”, me hubiese cagado de miedo (lo siento por la expresión). 

giphy-8.gif

Además, como fue en agosto (el 31 de agosto concretamente), hacía muy buena temperatura en la calle a esa hora y me pude dar un paseito por la zona.

¿QUÉ ME DIJO EL CIRUJANO?

Cuando por fin llegó, entramos en la clínica. Estaba cerrada y tuvo que encender las luces y todo.

Me pidió que me quitara la camiseta para poder verme bien y me explicó un poco por encima la operación. Después me dio detalles sobre la operación y hablamos sobre las opciones que tenía (tipo de implantes, tamaño, material, presupuesto, lo típico, vamos).

No me acuerdo de gran cosa, no lo interioricé mucho. Me lo explicó bastante rápido y yo estaba bastante confundida con la situación. Pero sí que me resolvió todas las dudas que tenía (tampoco eran muchas porque venía con casi todo aprendido desde casa).

giphy-9.gif

Sí que me acuerdo que me dijo que las prótesis que utilizaba no eran ni redondas ni anatómicas*; eran ergonómicas. Yo no tenía ni idea de qué tipo de prótesis eran esas, nunca había leído nada sobre ellas (vaya vaya, al parecer tampoco sabía tanto como me creía…).

Las prótesis ergonómicas son un tipo especial de prótesis que están hechas de un gel que cambia de forma según la posición. Son como una mezcla de las redondas y las anatómicas.

*creo que todo el mundo conoce la diferencia entre este tipo de prótesis, pero por si alguna abeja está perdida, os dejo un enlace donde lo explican muy bien.

A la hora de darme el presupuesto fue bastante gracioso porque me empezó a sumar y sumar números y cuando terminó me dijo que me haría un descuento del X% (no me acuerdo exactamente del porcentaje) por haber pedido la cita a través de Topdoctors.

giphy-10.gif

RESUMEN

En resumen, que no me gustó nada.

Sí que salí bastante contenta e ilusionada por haber sido mi primera consulta y por haber resuelto algunas dudas, pero me duró poco.

A los pocos días ya estaba pidiendo cita en la otra clínica, en la que fue la definitiva, y no me arrepiento para nada de ello.

SEGUNDA Y ÚLTIMA CLÍNICA: LA DEFINITIVA

Esta clínica (Martín del Yerro Cirujanos Plásticos) es la que encontré primero. Desde el primer momento me convenció ya que, además de tener muy buenas opiniones, cuenta con los mejores especialistas en mamas tuberosas.

Estuve dudando entre dos de sus cirujanos: el doctor José Luis Martín del Yerro y el doctor Emilio Moreno González.

No sé exactamente por qué dudaba entre ellos dos porque creo que hay más en su equipo especializados en mamas tuberosas, pero el caso es que me decanté por el doctor Emilio Moreno.

Hubo algo en él que me hizo elegirle. Así que no tardé en pedir mi primera consulta con él.

giphy-11.gif

No tardaron mucho en darme cita. Creo que llamé a finales de septiembre y me dieron la cita para el 9 de octubre a las 17:30 (aunque ese mismo día me llamaron para cambiármela a las 17:45). 

LA CLÍNICA

La clínica se encuentra en la calle General Ampudia, 6. Está a unos minutos caminando de la parada de metro Guzmán el Bueno. La zona es muy bonita.

Aunque también atienden en el Hospital Universitario Quirónsalud de Pozuelo de Alarcón, que es donde operan.

Os hire poniendo los mensajes que le mandé a mi novio ese día para que os pongáis un poco en situación (y así también recuerdo yo qué es lo que pensaba en ese momento, porque ahora mismo no me acuerdo de nada).

Como veis, la clínica me gustó bastante. Realmente es muy elegante. También os dejo una foto de Google Maps donde se puede ver que es bastante discreta. Por dentro es también muy elegante, con una decoración clásica muy bonita.

[9/10/17 17:48:08] victoria: por fuera es muy bonito el sitio eh

[9/10/17 17:48:11] victoria: asi oscurito

[9/10/17 17:48:13] victoria: discreto

[9/10/17 17:48:15] victoria: me gusta

Captura de pantalla 2018-12-16 a las 11.40.30.png

La discreción y la elegancia dicen bastante de una clínica de cirugía plástica. A mi personalmente no me gustan nada las clínicas que tienen en grande una imagen de una chica súper contenta con sus tetas nuevas y al lado el mensajito (bien grande) “¡tu aumento de pecho desde 3000 euros!”. 

giphy-12.gif

LA CITA

Como os he dicho antes, mi cita era a las 17:45, pero como ya sabéis (y si no lo sabíais pues ya lo sabéis), soy una persona extremadamente puntual y llego antes a todos los lados, y esta vez no iba a ser de otro modo. Llegué como a las 17:20.

Además de puntual, soy extremadamente tímida y me daba vergüenza entrar a la clínica tan pronto, así que me quedé esperando en un banco que había en la calle. 

Cuando por fin entré en la clínica (veinte minutos después), la recepcionista me pasó a la sala de espera.

La sala de espera era muy bonita, aunque los sillones eran un poco incómodos. Había bastante gente esperando, cosa que me sorprendió porque yo pensé que la cirugía plástica no era muy común y solo unas cuantas personas se la podían permitir, pero me equivocaba. Siempre que voy la clínica está llena.

[9/10/17 17:36:07] victoria: ya estoy en la sala de espera

[9/10/17 17:36:11] victoria: madre mia cuanta gente

[9/10/17 17:36:19] victoria: las recepcionistas muy majas

[9/10/17 17:36:22] victoria: el sitio muy elegante

[9/10/17 17:36:26] victoria: no se me gusta

Cuando entré a la sala de espera sentí que desentonaba. Todas las personas que había ahí iban muy bien vestidas, peinadas y maquilladas, y yo iba como una zarrapastrosa.

Puedo poner la típica excusa y decir que venía de la universidad, que para clase no me suelo arreglar mucho, que ese día no me había dado tiempo a elegir mi mejor outfit… pero para qué os voy a engañar, siempre voy con pintas.

No os confundáis, yo estoy muy orgullosa de cómo visto, pero entiendo que mis outfits no son dignos de una cuenta en 21buttons. 

[9/10/17 17:38:56] victoria: me siento muy pobre con mis pintas

[9/10/17 17:39:10] victoria: me tuve que quitar el jersey para no parecer una vagabunda

También iba con la coleta-trenza hecha un desastre (y no intencionadamente, no era una messy braid ni nada así). Ah, y cargadísima con la mochila de la universidad y la fiambrera con los tuppers vacíos de mi comida porque sí, para poder ir a la cita por la tarde, me tuve que quedar a comer en la universidad.

Vivo a una hora y cuarto en autobús (si no hay atasco) de Avenida de América. Desde Avenida de América a Ciudad Universitaria tardo 15 minutos en metro (si no hay huelga). Vamos, que vivo lejos de la universidad y no me daba tiempo a volver a casa para comer. 

Que por lo menos no comí sola. Tengo un novio maravilloso que se quedó a comer conmigo para hacerme compañía hasta que fuera a la clínica. Sé que siempre menciono a mi novio, pero es que es el mejor del universo.

En resumen, que parecía que me habían echado de casa.

giphy-13.gif

LA ETERNA ESPERA

Iba con bastante retraso. Me acuerdo de que una de las mujeres que había esperando no aguantó más, y se fue. Yo, después de todo, no estaba dispuesta a irme.

[9/10/17 18:03:14] victoria: cada vez que se abre la puerta de la sala de espera

[9/10/17 18:03:17] victoria: miramos todos en plan de

[9/10/17 18:03:26] victoria: sere yo la proxima elegida? 😇

A las 18:30, más o menos, me llamaron para entrar. Yo no podía estar más feliz, a la par que nerviosa. Cuando conocí al doctor Emilio me quedé bastante más tranquila porque me transmitió mucha confianza.

Lo que pasó en esta primera consulta lo dejaré para la siguiente parte, ¿tenéis ganas de leerla? ¡Espero que sí!

¡HASTA EL DOMINGO QUE VIENE!

El domingo que viene os traeré la segunda parte. Espero que os haya gustado esta. Ya sabéis que cualquier duda que tengáis estaré encantada de resolverla por privado.

Que tengáis una muy feliz semana, ¡en nada es navidad! Hasta el domingo que viene, panal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario sobre “MI OPERACIÓN DE PECHO: PRIMERA PARTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s