TCA

CÓMO AFRONTAR LA SUBIDA DE PESO

¡Hola, panal! Ya estoy un día más aquí.

No sé qué día publicaré este post, pero lo estoy escribiendo el sábado 16 de marzo. Hoy tengo barbacoa en casa de mi tía, la que hace crochet (os dejo aquí la página donde vende sus bonitas creaciones). Ayer fue su cumpleaños (ayer para mi, para vosotras no lo sé…), el día 15 de marzo, al igual que el de su hija, mi prima Elsa. Ya he hablado de Elsa en anteriores posts así que seguro que ya la conocéis.

Hace un día estupendo para una barbacoa. Esta semana ha estado haciendo un tiempo un poco raro, a veces llovía, otras veces hacía un sol radiante… Finalmente el buen tiempo ha ganado al mal tiempo.

giphy-38

Hago un inciso para decir que no sé por qué se le llama “mal tiempo” (me lo pregunto ahora que ya lo he puesto, pues sí, así soy yo, con tal de enrollarme con incisos y aclaraciones hago lo que sea). ¡DICOTOMÍA NO! ¿Por qué tiene que haber mal y buen tiempo? Se asocia la lluvia al mal tiempo, pero, ¿por qué? ¿la lluvia es mala? ¿llueve para fastidiar nuestros planes? ¡¿a qué no?! La lluvia es necesaria, tanto como el sol.

También ocurre lo mismo con los alimentos. ¿Por qué algunos alimentos son malos y otros son buenos? Normalmente la fruta es la buena y la galleta es la mala, las legumbres son las buenas y la pasta es la mala, el pan integral es el bueno y el pan blanco es el malo… y así con un sinfín de alimentos. Me parece taaaan absurdo.

Otra cosa es que tú decidas tomar fruta en vez de una galleta porque sabes que la fruta te está aportando vitaminas. Me parece perfecto y es una buena decisión para tu salud, pero que esa sea una buena decisión no quiere decir que tomarse una galleta sea una mala decisión.

De esto quiero hablar en otro post así que no me quiero enrollar aquí (un poco tarde, ¿no?). El post que os traigo hoy va sobre cómo afrontar la subida de peso en la recuperación de un TCA. Inevitablemente se va a producir una subida de peso, y es totalmente necesaria, por eso considero importante que las personas que estén pasando por algo así sean conscientes de que eso es algo bueno, momentáneo y que se puede pasar de la mejor manera posible, ¡no es el fin del mundo! El fin del mundo es tener 25 grados a finales de febrero, ¡eso sí que es el fin del mundo! Hoy me ha dado por el tiempo o qué. 

¿A QUIÉN LE PUEDE SERVIR ESTE POST?

Voy a estar hablando de la subida de peso en la recuperación de un trastorno de la conducta alimentaria en el cual se ha producido una pérdida de peso.

Normalmente esto se asocia con la anorexia, pero no me gustan mucho las etiquetas. Sea el TCA que sea, te digan que tienes anorexia, bulimia, ortorexia, vigorexia, trastorno por atracón*… si has sufrido una pérdida de peso y esto ha afectado a tu manera de vivir y a tu calidad de vida, provocándote incapacidad para hacer muchísimas cosas, estos consejos te pueden servir. Si has perdido peso poniendo en riesgo tu salud, en la recuperación quieras o no vas a subir de peso.

*esto lo digo porque a mi al principio me juzgaron y me dijeron que tenía trastorno por atracón. Yo sabía perfectamente que no. Esto lo dejaré también para otro post porque da mucho juego.

¡LA SUBIDA DE PESO ES NECESARIA!

La subida de peso no es necesaria, es totalmente necesaria, incluso me la jugaría y diría que es obligatoria. Cuánto peso tienes que ganar no lo sabe nadie, solo tu propio cuerpo. Él mismo se regulará y te dirá “ya está”.

Lo intentaré explicar para que la mayoría podáis entenderlo. Somos energía, necesitamos energía. Si hemos estado en una situación de hambruna (por así decirlo) tenemos una deuda energética, ya sea grande o pequeña (esto dependerá no solo del tiempo del déficit calórico sino del tamaño del mismo).

Cuando nos empezamos a alimentar otra vez y salimos de esa situación de hambruna, nuestro cuerpo lo primero que hará será almacenar todo lo que le demos. Realmente esto ocurre porque nuestro metabolismo está bastante disminuido. Hemos perdido peso a causa de falta de energía y, por lo tanto, nuestro organismo ha tenido que ahorrar en algunas cosas.

Un ejemplo de esto es la amenorrea. ¿Quién quiere tener la posibilidad de quedarse embarazada si no tiene comida? Absolutamente nadie. El cuerpo tiene que ahorrar en algo, así que lo primero que hace es mandar a tomar vientos la menstruación.

giphy-39.gif

Y ya no solo ahorra en eso. Tenemos un montón de cositas funcionando por dentro. No somos una masa homogénea, somos millones de células y cada una tiene una función. Esta función necesita energía.

Almacenará de más, por supuesto. Nuestro cuerpo necesita sentirse seguro, necesita saber que pase lo que pase en un futuro, él tendrá energía de reserva “por si acaso”. Así que es totalmente normal que los primeros meses subáis de peso incluso superando vuestro set point o vuestro peso normal.

Esto no quiere decir que todo lo que almacenéis sea grasa. Hay muchísimas cosas que pesan en nuestro cuerpo. Tenemos muchísimos tejidos que rellenar porque a causa de la desnutrición hemos “vaciado”, como por ejemplo, el hueso. También almacenaremos un poquito (quien dice un poquito, dice hasta 8kg) de agua. Todo esto lo hablaré más detalladamente en otros posts.

Más tarde, cuando nuestro cuerpo se sienta seguro y sepa que no va a haber una situación de escasez como anteriormente, se podrá desprender de ese peso que “le sobra”. Para hacer que nuestro cuerpo se sienta seguro necesitamos darle lo que pide y reducir los niveles de cortisol. Esto lo dejaré también para otro post. Lo de “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” no va conmigo, como podéis ver. 

LOS COSAS DE PALACIO VAN DESPACIO

No hay que tener prisa por recuperar nuestro peso normal, por dejar de tener hambre todo el tiempo, por volver a sentirnos bien con nosotras mismas… ¡todo llegará!

Hemos ganado unos kilos de más, sí, ¿y qué? Si lo hemos hecho será por algún motivo. El cuerpo es sabio, sabe lo que tiene que hacer, solo tenemos que dejarnos guiar por él y no por nuestra cabeza (recordemos que en nuestra cabeza está el demonio de mierda que nos va a pedir a gritos restricción). Tarde o temprano nuestro cuerpo se regulará, creedme.

Así que, por favor, no hagáis locuras. No volváis a una restricción, a ejercicio excesivo, a compensaciones… vamos a relajar un poco nuestra vida y a tomarnos todo con más calma, aunque nos cueste.

NO CREERNOS UNA CENTRIFUGADORA DE PENSAMIENTOS

Lo mejor es no darle vueltas al asunto. No tenemos que preguntarnos el por qué de nada respecto al peso. Eliminad estas preguntas de vuestra cabeza: ¿por qué estoy subiendo tanto? ¿por qué tengo la barriguita hinchada? ¿por qué he llegado a mi “peso ideal” y sigo teniendo hambre? ¿me estoy volviendo adicta a la comida?

Este tipo de preguntas no hacen más que mal y nos pueden llevar de vuelta a la restricción. Para no pensar en eso, nos ayudará mucho la ropa (en el siguiente punto os hablaré de ella) y las distracciones.

Con distracciones me refiero a mantenernos entretenidas. Algunas personas prefieren leer, otras pintar/dibujar, otras ver películas o series… ¡o todo a la vez! Cuanto más entretenidas mejor, porque así no tenemos tiempo para pensar.

Al principio no apetece hacer nada, pero en cuanto tu cuerpo va teniendo energía para salir de la depresión en la que estaba metido, todo se hace más facil. Para esto también ayuda tomar un antidepresivo, pero esto consultadlo primero con vuestro psiquiatra de confianza, no vaya a ser.

Os voy a dar unas cuantas ideas para entretenernos.

COLOREAR MANDALAS

Esto es muy común. A mi personalmente no me gusta porque me aburre, pero lo intenté, lo prometo.

Os dejo aquí el enlace de un cuaderno de mandalas que me compré para iniciarme en este mundo, y un estuche de rotuladores súper chuli que me regalo mi expareja hace un tiempo (está genial y súper bien de precio).

VER SERIES Y/O PELÍCULAS

¿A quién no le gustan las series y las películas? Yo cuando estaba en pleno TCA era incapaz de seguir una de éstas, no sé por qué… tal vez porque mi concentración era nula. Ahora me encanta.

Estoy viendo Friends, que me gusta un montón. También me ha dado por ver documentales. Veo documentales de animalitos y de asesinatos, una de cal y otra de arena.

Los documentales que he visto de animales son de osos polares (se llama así, tal cual, osos polares) y otro que se llamaba “Espiando en la nieve”. Ambos están en movistar+, aunque me imagino que los podréis encontrar en otro sitio si os interesa. Son ambos muy divertidos.

De asesinatos los veo en Netflix. Hay un montón. Si os interesa os recomiendo “El caso Asunta”. Las abejitas españolas sabrán cuál es este caso.

LEER LIBROS

Si te gusta devorar libros, ¡es tu momento! Ataca la Fnac, ¡corre!

Como os dije en el anterior post, me estoy leyendo (o bueno, me estaba, porque me cansó tanto folleteo) libros de novela erótica. Ahora mismo me estoy leyendo el libro “Rehabilitate, Rewire, Recover!” de Tabitha Farrar.

Esta chica es genial, y me ha ayudado un montón. Os dejo aquí el enlace al libro, a su blog y a su canal de YouTube (si entendéis inglés, merece la pena ver sus vídeos).

¡ESCUCHAR MÚSICA!

A mi me encanta la música, además me anima mucho.

Es importante que escuchemos canciones nuevas, canciones que no hayamos escuchado durante nuestro TCA porque nos pueden llevar a la restricción otra vez (sí, es cierto, aunque parezca una tontería).

No sé qué tipo de música os gustará a vosotras, abejas, pero este canal a mi me gusta mucho. Tiene música que genera buen rollito y todo eso, good vibes! Sobre todo recomiendo las mixtapes que tiene el canal, aquí os dejo mi favorita.

También podéis seguirme en Spotify. Tengo unas cuantas listas, por si queréis descubrir canciones nuevas. Aquí os dejo el enlace.

JUGAR A JUEGOS

Podéis jugar a videojuegos, si es que os gustan. Si no sois muy de videojuegos como tal, os recomiendo juegos del móvil. Esos nunca fallan.

Mi primo Adam me recomendó un juego que se llama Paper.io 2, es muy entretenido. También me gusta un juego que se llama “Magic piano”, que básicamente consiste en creerte pianista, pero hay muchas canciones que son de pago… Lo bueno es que tienen una semana de prueba gratis. Aprovechad y usad todas las tarjetas que tengáis, no vaya a ser que hagan como Netflix.

Y tengo que mencionar, que estoy bastante viciada a jugar al Parchís.

YOUTUBE

Aquí seguro que encontramos algo que nos gusta, porque hay de todo. Ahora estoy viendo los vídeos de “Exponiendo infieles” de Badabun (es pura telenovela hecha “juego”, pero bueno, entretiene porque la presentadora es muy maja) y los vídeos de Dinosaur Vlogs, porque me ha dado bastante fuerte por los crímenes.

¡MASCOTAS!

Si tenéis mascotas, podéis pasar el rato con ellas. Nunca te van a juzgar, ni te van a decir “uy, has engordado”, “estas comiendo mucho”, “¿cómo puedes tener hambre?”. Ellas son buenas y fieles, y te van a querer incondicionalmente. Exactamente no sé si nos quieren por amor o porque dependen de nosotras.

Yo tengo una perrita que se llama Nube. Hace poco la cepillé y le enseñé un truco más. Ahora sabe sentarse, tumbarse, girar y, ¡hacerse la muerta! También tengo un hamster Roborowski. Se llama Nuez. Al principio pensamos que era hembra, pero meses después nos dimos cuenta de que tenía testículos, así que es un macho.

img_4646.jpg
“Humana, deja de hacerme tantas fotos y dame mi chuche”

Y ahora tengo dos ratitas, que me dejó mi tía (una de las muchas que tengo) para que las adiestre. Son dos machos, se llaman Ron y Cocacola. Es muy divertido mirarlas.

¡CENTRÉMONOS, POR DIOS!

No todo va a ser ver series, películas, YouTube y tocarles las narices a roedores, también tenemos que ser responsables y estudiar y/o trabajar.

Yo tengo “paralizada” mi carrera, la retomaré en septiembre, y para entretenerme y sentirme realizada conmigo misma, estoy estudiando para sacarme el carnet de conducir.

Una anécdota graciosa, pero que en el momento no me hizo ni puta gracia: el otro día fui a hacerme el psicotécnico y no me lo dieron. Yo pensaba que era porque lo había suspendido, pero no, la culpa la tuvo la fluoxetina. Al parecer si la tomas tienes que llevar un informe del psiquiatra que indique que la medicación está controlada y todo eso. Como me dijo mi psiquiatra “hay personas tomando cosas peores y nadie les dice nada”.

Aunque realmente no tengo paralizados mis estudios del todo. Estoy intentando acudir a todas las jornadas y congresos que pueda. El pasado fin de semana fui a las Jornadas Alimentología, que se realizaron en Alicante. Me lo pasé muy bien. Me encantaron las ponencias de Victor Reyes y de Miguel Ángel Florido.

IMG_4763

También ayudo a mis padres en el despacho de abogados que tienen. Así echo una mano y de paso, me entretengo.

¿ARMARIO NUEVO?

Considero importante comprarnos ropa con la que nos sintamos cómodas. Ya no más tallas enanas que no nos entran, ¡vamos a por ropa nueva! Tendremos una talla transitoria que nos durará poco (a algunas más y otras menos, el tiempo que sea necesario, recordad), así que tampoco podemos invertir mucho dinero en esta ropa.

En este caso os recomiendo marcas low-cost, tipo Primark, She-in, Aliexpress… Sí, se pueden encontrar verdaderas joyitas en esas tiendas asiáticas. Lo principal es que sea ropa cómoda, que no nos haga pensar que hemos subido de peso, que no nos apriete, que nos permita libertad de movimiento.

Yo he optado por leggins, un top cómodo y un jersey largo y ancho por encima. Cuando empiece a hacer más calorcito me pondré unas camisas muy bonitas y anchas que me compré en Primark el otro día. ¡Me encantan!

LA VIDA ESTÁ LLENA DE COSAS MARAVILLOSAS

Ahora mismo es momento de disfrutar de la vida. Estoy segura de que muchas de vosotras, al igual que yo, habéis dejado de lado millones de cosas a causa del TCA.

Algunas hemos dejado de lado amistades, familiares, cosas que nos gusta hacer… ¡ahora es momento de retomar todo eso! Bueno, quizás todo todo no… Tenemos que ir incorporando cosas nuevas para sentirnos cómodas.

Yo, entre otras cosas, dejé de hacer planes con mi familia, y es algo que me encanta porque tengo la suerte de tener una gran familia (no en cuanto a cantidad, que también porque somos ciento y la madre, sino calidad). Ahora mismo estoy retomando el contacto con ellos, y no puedo estar más feliz.

C69ACE92-7C19-478C-8C17-DE20FEB43975.JPG
Merendando con mi primo una rica tostada con aceite de oliva y tomate y un café con leche descafeinado.

Escribo esto después de haber pasado la barbacoa con mi familia el 16 de marzo, que ya mencioné antes. No sabéis cómo disfruté. Hacía tiempo que no me sentaba con ella a hablar, a reírme, a disfrutar… En realidad hacía bastante que no me reunía así. Durante mi TCA puede ser que me reuniera alguna vez con ella, pero siempre era teniendo prisa o preocupada por la comida, mis horarios, mis rutinas… y por supuesto, siempre estando a la defensiva.

Una barbacoa o una reunión familiar (digo reunión familiar, pero en vuestro caso puede ser una reunión con amigos, una fiesta, o qué sé yo…) no es algo que se haga todos los días. No es un motivo para preocuparse por absolutamente nada que no sea disfrutar y pasarlo bien.

También estoy volviendo a pasar tiempo con mis padres. Disfruto mucho haciendo planes con ellos, de cualquier tipo, ya sea hacer un viaje o ir a dar un paseo al pueblo de al lado. Es algo maravilloso.

SOMOS MÁS QUE UN NÚMERO EN LA BÁSCULA

Necesitamos seguridad en nosotras mismas, y el peso no nos la va a dar (de momento) porque nos conocemos.

Olvidemos el peso, vamos a centrarnos en lo demás. Sí, obviamente pesamos, pero somos más que eso. Tenemos piel, cara, ojos, uñas, cabello… Vamos a enfocarnos en eso y a cuidarnos todo eso. Sintámonos bellas, porque lo somos.

Tenemos que hacer cualquier cosa que nos haga sentir bien. ¿Nos hace sentir bien maquillarnos? Pues una de chapa y pintura. ¿Nos hace sentir bien hacernos peinados? Pues adelante. ¿Nos hace sentir bien ir a la peluquería a hacernos un cambio de look? Pues pidamos cita cuanto antes. No nos cuestionemos el motivo, ni el precio, ni absolutamente nada.

Siempre vendran las típicas personas que “no son nada superficiales” (pero luego su autoestima depende de los me gustas y de los followers) y te dirán que si haces eso es porque no estás bien contigo misma, que es un parche, que el maquillaje no va a solucionar nuestros problemas… ¿Y?

Cada abeja tiene sus problemas, pero está claro que sentirnos bien con nosotras mismas, haciendo lo que sea (respetando siempre a los demás, claro, a ver si ahora resulta que vamos a ponernos a asesinar a diestro y siniestro), nos va a ayudar con nuestra recuperación. Lo primero es lo primero, ya habrá tiempo de solucionar la raíz de los problemas, si es que la hay.

¡HASTA OTRO DÍA, PANAL!

Espero que os hayas gustado y servido este post. La próxima entrada hablaré del extreme hunger, que es un tema bastante controvertido y del que nadie habla, y no entiendo por qué, ¡es pura fisiología!

Que tengáis un buen domingo y un buen cambio de hora, jeje. Que no os afecte mucho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5 comentarios sobre “CÓMO AFRONTAR LA SUBIDA DE PESO

  1. jaja, me ha encantado, coincido contigo en ver series de asesinatos y acabar aburrida de los libros hot;))) Ahora estoy en ese proceso de los legins y el jersey grande, y me reconforta leer a alguien que ha pasado por lo mismo, no dejes de compartir, gracias !!
    Maria

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s