NUTRICIÓN

SOBREPESO Y OBESIDAD

¡Buenos días, panal! No tocaría post hoy, la verdad, pero me apetecía mucho escribir esto.

Es una pequeña reflexión de la cual ya hablé en IGTV. Para quien no sepa qué significa esto: Instagram TV,  porque ahora instagram es muy MODERNO y tiene hasta un apartado para vídeos. No era suficiente con copiar a Snapchat, ahora también tenía que copiar a YouTube. Es malo, eh. 

Bueno a lo que voy, que ya me estoy liando. Hablé de esto por allí, así que si lo queréis ver os dejo mi Instagram aquí. Sí, ahora tengo Instagram y no veais como lo fundo. Un día me echan. Eso sí, está libre de postureo y todo es 100% real no fake. Salvo cuando voy a cafeterías chulis y esas cosas, que necesito posturear. 

¿Veis? Otra vez liándome, ¡si es que así no se puede!

giphy-54.gif

Esta reflexión es sobre el sobrepeso y la obesidad. Todo surgió cuando un martes cualquiera daba una clase de dietoterapia cualquiera. Bueno no, cualquiera no, porque me gustó mucho.

La clase iba sobre el sobrepeso y la obesidad. Una clase muuuuuy rara en mi carrera (nótese la ironía). La dio el Doctor Miguel Angel Rubio Herrera. De este señor no diré mucho más porque no conozco gran cosa. Me limitaré a decir que la clase que dio me pareció fantástica.

El enfoque de esta clase fue muy empático, cosa que me encantó (o al menos eso percibí yo). En ella hablamos sobre cuáles son los factores que predisponen la obesidad, sus causas, su tratamiento, el objetivo en la consulta… Muchas cosas muy útiles. Ahora daré mi humilde opinión/reflexión/llamadlo como queráis porque no paro de hablar, como futura nutricionista.

ANTE TODO, SON PERSONAS

Antes de decir nada aclarar que las personas con obesidad o sobrepeso* SON PERSONAS, es decir, tienen un corazón, un cerebro y unos jodidos sentimientos.

*Otra aclaración: las personas no están definidas por una enfermedad. La obesidad es una enfermedad y al igual que no decimos “personas cancerosas” o “personas esquizofrénicas”, tampoco tenemos que decir “personas obesas”. Son personas CON *inserte enfermedad*.

Es por este motivo que no podemos tratarlas desde nuestro ego gordofóbico, porque sí, lo tenemos. Duele decir esto, pero sí. Cada vez hay más gordofobia. Y más en el mundo de la nutrición, lo que me parte el corazón (toma rimaaaa).

Parece que no, pero muchas personas tienen cierto asco a la gente con unos kilos de más, y yo he sido una de esas personas. Y no tiene porqué ser directamente a las personas con unos kilos de más, también pueden tener asco/miedo a tener ellas mismas unos kilos de más. Eso, querido panal, también es gordofobia.

Este es un mensaje para todos los que son o van a ser nutricionistas: antes de ponerte a tratar personas, trátate a ti mismo. Igual tienes unas creencias que te limitan a la hora de hacer tu trabajo, y mucho peor, que limitan a la persona que tienes enfrente.

giphy-55.gif
Os lo piden Lilo y Stitch.

Y esta gordofobia no solo afecta a la hora de tratar a personas con sobrepeso u obesidad. También afecta a la hora de tratar a personas con normopeso o incluso infrapeso. Yo misma cuando estuve mal y pasando por lo que pasé, lo último que necesitaba era que la persona que me estuviera tratando tuviera miedo a que yo engordara “de más”.

¿QUÉ ES LA OBESIDAD Y EL SOBREPESO?

Ambos son un aumento/exceso de las reservas de grasa del cuerpo. A mi me gusta decir que es un desequilibrio entre el % de grasa y el % del resto de los tejidos (tejido muscular, tejido óseo, órganos…).

¿Por qué me gusta definirlo así? Porque hay personas que son grandes, sí, grandes. Personas que aparentemente o según la báscula están “por encima de su peso ideal”, pero realmente sí que tienen mayor cantidad de masa muscular o incluso de tejido óseo.

De igual modo, también hay personas que en la báscula dan un número “adecuado para su altura” y tienen un % de grasa elevado.

La diferencia entre el sobrepeso y la obesidad es el % de grasa (además de los efectos adversos). Una persona con obesidad tendrá más grasa en relación al resto de su tejido.

NO HAY UN SOLO MOTIVO

Nos creemos que este tipo de enfermedad tiene solo una causa, o como mucho, dos: la alimentación y el ejercicio físico. O sea que la persona que tiene esto es básicamente porque come más de lo que gasta.

¡Pues no! No solo tiene esas causas (ojo, no digo que la alimentación y el ejercicio físico no sean motivos, pero no los únicos). Hay múltiples causas: el sueño, el estrés, las alteraciones hormonales, los fármacos, la genética, la edad, las enfermedades psiquiátricas, el nivel socioeconómico, etc.

Es decir, influyen muchas cosas así que no es justo culpar a la persona por comer. Olvidémonos de culpar a la persona por comer, por favor. Hay que dejar siempre claro que comer es necesario para estar bien y mantener nuestras funciones en orden.

Influye también cómo se está sintiendo esa persona. Lo mismo come porque se siente mal por algo o cualquier cosa. Para eso es necesario abordarlo también desde un punto de vista psicológico. Lo mejor en estos casos, si no sois también psicólogos, es derivarle a un psicólogo y juntos hacer un tratamiento personalizado.

¿EL TEJIDO GRASO ES PERJUDICIAL?

Pues a ver, el tejido graso no es perjudicial, pero un EXCESO del mismo, sí. ¿Cuánto es un exceso? Para cada persona será diferente. Cada persona tiene su set-point*.

Sé que está de moda el body positive, y yo misma lo apoyo, pero no podemos negar que un porcentaje de grasa muy elevado es perjudicial. No voy a hacer un post hablando de los motivos y poniendo bibliografía científica (100tifika) porque no quiero centrarme en eso. Me parece importante que se sepa, pero no remarcarlo. Sin más.

*No sé si he hablado de este concepto en otro post pero básicamente es el punto al que tiende tu cuerpo para estar bien y sano. Seguramente acabe escribiendo un post sobre él, así que ya os lo explicaré bien pero a mi modo.

OBJETIVOS REALISTAS

Ya tenemos la manera en la que hay que tratar a estas personas, con empatía y sin generar ningun tipo de culpabilidad. Ahora solo falta el abordaje nutricional.

Muy bien, hay que establecer unos objetivos realistas. ¿Qué quiere decir eso? Que lo mismo esa persona quiere perder 20 kilos o le sobran 20 kilos para estar en “su peso ideal”, pero no va a perder 20 sino 10.

Va a perder 10 porque ahí su salud ya ha mejorado lo suficiente. Quizás el higado graso le desapareció, sus parámetros bioquímicos mejoraron notablemente, se siente mejor… ¿Para qué van a perder más? Me parece más importante mantener esos kilos menos que seguir bajando.

Hay que tener claro que no nos vamos a ver como queremos vernos, como nuestra cabeza influida por instagram y mil cosas más dice que tenemos que vernos. Tenemos unas expectativas muy jodidas en nuestra cabeza, que nos hacen compararnos y compararnos y volvernos a comparar. Es una mierda. ¿Por qué vivir así?

Hay que aceptar que somos más que estética y que un físico. Que esto no nos va a abrir puertas. Las puertas nos las vamos a abrir nosotros con nuestra actitud, nuestro carisma, nuestras ganas y sí, nuestra suerte.

Y todo esto, personalmente, se lo voy a transmitir a mis pacientes. Me da igual que tengan o no obesidad. Es algo que necesita saber TODO EL MUNDO. La comida no está para hacernos pesar esto o lo otro, para hacer que nos veamos bien o que entremos en una talla determinada. La comida está para alimentarnos y mantenernos vivos.

¡HASTA OTRO DIA, PANAL!

Espero que os haya gustado este post. Sé que es un popurrí de cosas, pero bueno, son mis reflexiones y quería compartirlas.

Que os vaya genial lo que queda de semana. ¡Hasta otro día, panal!

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s