TCA

MIEDOS

¡Buenos días, panal! ¿Qué tal todo? Espero que estéis bien. Yo estoy genial, la verdad. Os recomiendo seguirme por instagram o twitter (@imsoobright) en las dos para enteraros de lo que hago y esas cositas. Además, en instagram empecé un reto de “31 días de amor propio”. Os animo a que lo hagáis.

El post de hoy va sobre miedos, aprovechando que estamos en octubre y dentro de relativamente poco es Halloween.

¿Qué miedos exactamente? Pues conociéndome podéis haceros una idea jaja. Principalmente el miedo a engordar. ¿Os interesa? Pues seguid leyendo.

¿QUÉ ES EL MIEDO?

Vamos a empezar por lo básico. ¿Qué narices es el miedo? El miedo es una emoción primaria desagradable. Y que os quede claro que la llamo desagradable y no negativa porque no hay emociones negativas ni positivas, hay emociones desagradables y agradables; todas son necesarias.

Esta emoción desagradable llamada miedo es necesaria para la supervivencia. Pensad en cómo sería nuestra vida sin el miedo. Os pongo un ejemplo REALISTA (prometo no meter leones ni nada así porque no vivimos en la sabana). Estamos andando por la calle y se nos acerca una persona con un cuchillo y nos dice que le demos la cartera. Nosotros, por miedo, le damos la cartera para que se vaya sin apuñalarnos. Imaginad si no tuviéramos miedo. Nos enfrentaríamos a él, aunque no tuviéramos ningun tipo de arma. Esto, dejad que os adelante, no saldría bien.

¿ENTONCES, EL MIEDO ES UN PROBLEMA?

No, el miedo no es ningún problema. Nos permite sobrevivir como os he explicado antes. El problema aparece cuando este miedo es disfuncional, es decir, que no funciona como debería funcionar. Esto ocurre cuando nuestras creencias influyen en la manera en la que sentimos el miedo o bien, en el miedo en sí. Quedaos con esto último.

Nuestras creencias pueden influir en el miedo en sí. Os pongo otro ejemplo (madre mía, parezco un libro de matemáticas). Si a nosotros nos dicen desde pequeños, ya sea nuestra familia, los medios de comunicación o las redes sociales (o todo a la vez, por qué no) que en las montañas rusas, aunque sean seguras, podemos tener un accidente e incluso morir; vamos a temer subirnos. Antes de subirnos pasará por nuestra cabeza la posibilidad de tener un accidente, al igual que cuando vamos en coche.

O un ejemplo más allá y más cercano a lo que os quiero comentar. Si nos dicen que para alcanzar el éxito tenemos que estudiar en el instituto, hacer el bachillerato, examinarnos de selectividad para entrar a un carrera, terminarla en X años (lo que dura la carrera), hacer un máster y trabajar de lo que hemos estudiado; vamos a tener miedo a no hacer todo eso. ¿O no?

Vale, pues una vez entendido esto, vamos al grano, sin ningun ejemplo, unicamente con la REALIDAD.

¿CUÁL ES LA REALIDAD?

La realidad es que hoy en día vivimos en una sociedad en la que una determinada apariencia se ha asociado al éxito, a la felicidad, a lo que tiene que ser.

No voy a entrar en si ha sido culpa de las películas, de los cánones de belleza o de las modelos de Victoria’s secret. Me parece que ha sido un conjunto de todo, nosotros como sociedad también tenemos la culpa.

Cada vez menos, pero si nos fijamos en Instagram o en la televisión, nos vamos a encontrar que las personas que triunfan, que tienen seguidores, que hacen muchas cosas son personas con una determinada apariencia. Son personas guapas y delgadas, sin más, personas atractivas. Y esto es así, nos guste o no.

¿Qué pasa? Que al estar rodeados de eso, nos hemos creído que hay que ser así, que la clave del éxito es esa. Y no hablo de éxito económico (que también, porque ya sabemos que o eres guapo o muy listo, porque si no olvídate), hablo de éxito como felicidad, como una vida plena.

Nos creemos que para ser felices y estar en paz con nosotros mismos tenemos que ser así. Y si no somos así, si no cumplimos esas expectativas que nosotros mismos nos hemos impuesto, estamos jodidamente jodidos.

Y así hemos desarrollado la famosa gordofobia.

GORDOFOBIA

La gordofobia no es el miedo a los obesos como dicen muchas páginas, o al menos yo no lo entiendo así. Yo entiendo la gordofobia como tener miedo a no encajar en determinadas expectativas o cánones de belleza en cuanto al peso y la apariencia.

No hace falta pesar 200 kilos y salir en un programa de televisión exponiéndote como si fueras un mono de circo para que te discriminen por tu peso. Te pueden discriminar por tu peso incluso estando en el peso ideal.

Con peso ideal me refiero al concepto que yo misma me he inventado, no a las tablitas de “mides esto pues tienes que pesar esto”. Ya lo dije en otro post, pero para mi el peso ideal es el peso en el que te sientes cómodo y puedes llevar una vida normal, sin excesos ni carencias. Dos personas de 1,60 metros de estatura tendrán pesos ideales diferentes, aunque tengan la misma edad.

¿Qué pasa? Que esa persona que mide 1,60m y está en el peso ideal que indica la tabla, estará “genial”. Pero esa persona de 1,60m que no está en el peso ideal que indica la tabla, pero sí en el suyo propio, estará “mal”. Y a esta última, a dieta la ponemos. Claro que sí.

Esto, para mi, es discriminar, y esto, para mi, es gordofobia.

QUITANDO MIEDOS

Tenemos que entender que este es un miedo que nos hemos creado nosotros mismos. No es real. Tenemos que tenerle miedo a cosas que nos van a impedir sobrevivir, no a esto. Esto nos hará todo lo contrario. Nos hará la vida imposible. Incluso a algunas personas, como fue mi caso, las meterá en un Trastorno de la conducta alimentaria.

Yo recomiendo, como futura dietista-nutricionista, que antes de poner una dieta a alguien o empezar una dieta, tengamos ese miedo absurdo a engordar o a estar en determinado peso.

No digo que en ocasiones no sea necesario perder peso, porque hay veces en las que sí, hay un exceso evidente de grasa y es necesario eliminarla para evitar una serie de problemas de salud (lo que se llama sindrome metabolico). Lo que quiero decir es que esto de las emociones, del miedo y de la gordofobia forman parte de nuestra salud mental y, ¡sorpresa! es muy importante.

No tenemos que perseguir un número en la báscula o en la cinta métrica, tenemos que buscar salud. Y os recuerdo qué es la salud: “estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.” Os dejo esta imagen que me gusta muchísimo.

IMG_7271.JPG

No tengo nada más que añadir. Espero que os haya gustado este post y que os haya hecho reflexionar. ¡Hasta otro día, panalcito bonito!

 

 

2 comentarios sobre “MIEDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s