TCA

GORDOFOBIA

¡Buenos días, panal! Antes que nada, ¡feliz navidad y feliz año nuevo!

Ando un poco desaparecida por aquí, pero es que estoy de exámenes. Por donde no ando desaparecida es por Twitter y por Instagram, por Instagram sobre todo (soy muy pesadita, lo siento). Si me queréis seguir os dejo el link de mis redes sociales en el nombre de las mismas.

También tengo que mencionaros que tenemos un grupo de apoyo en Facebook para las personas que estéis pasando por un TCA restrictivo. Se llama Siguiendo tu intuición y os recomiendo uniros si estáis en plena recuperación.

Ahora sí que sí, voy a hablar sobre la GORDOFOBIA. Hubo un debate en Twitter con un chico al que sigo (respeto totalmente su opinión aunque no sea como la mía, y eso es algo que deberíamos hacer muchos, RESPETAR) y he decidido escribir un post hablando sobre ella. ¿Por qué? Porque creo que a veces el concepto de gordofobia no se entiende bien y pensamos que es una cosa cuando en realidad es otra. Así que, allá voy.

¿QUÉ ES ESO DE “GORDOFOBIA”?

No me voy a ir a Google para buscar una respuesta culta, os lo voy a explicar con mis palabras. La gordofobia no es más que el miedo/vergüenza/culpa/asco a la gordura. Me gusta más el término en inglés “fatphobia” ya que fat, en inglés, además de gordo también significa grasa. Se entiende mucho mejor la gordofobia como un miedo/vergüenza/culpa/asco al tejido graso (de las personas, obviamente, porque a quién no le gusta un animalito rechonchito).

giphy-61.gif

No hace falta que tengas obesidad, se puede tener gordofobia a una persona que tenga un % de grasa más elevado. Esto sería entrar en un bucle infinito, porque claro, ¿quién ha decidido que tu % de grasa es elevado? ¿en qué momento hemos decidido que una persona que está en su peso, con un % de grasa determinado, es gorda?

No me quiero poner pedante, pero la realidad es que lo ha decidido la sociedad, es decir, nosotros. Por este motivo hago lo que hago e intento aportar otra visión. Creo que quienes tenemos que cambiar la manera en la que vemos el peso, el % de grasa, incluso el físico, somos nosotros. De ahí que se haya creado el movimiento de la gordofobia.

Que se haya creado el término de gordofobia es un paso muy importante porque nos hace reconocer como sociedad que hay un miedo impuesto a la gordura. Si me leeis ya sabéis que siempre digo que el primer paso es darse cuenta del problema (y es lo más complicado). Y que se haya creado el movimiento nos hace darle visibilidad a las personas con un % de grasa elevado.

Si buscamos gordofobia en Google, en Instagram o en donde sea, nos saldrá una chica con obesidad (una obesidad casi mórbida diría yo, la cual solo se ve en Estados Unidos o México, aquí en España es muy difícil encontrar una obesidad así), pero realmente este término hace referencia a algo más que eso. Aunque sí que es cierto que las personas con obesidad se sienten más desplazadas y culpabilizadas que una simple persona con un % de grasa más elevado a lo normal.

La gordofobia hace referencia a ese miedo que tenemos de no ser dignas (y dignos también, pero como ocurre más en mujeres me referiré a ellas) de querernos por no tener un determinado cuerpo. Si tu peso normal (sí, el peso normal, tu set point) no tiene un % de grasa bajo*, estás perdida, amiga. Si además has pasado por una mala racha y has subido unos cuantos kilos, estás todavía más perdida.

*no me refiero a tener un % de grasa tan bajo del tipo fisicoculturismo, pero sí un % de grasa en el cual se te marca un pelín el abdomen, piernas contorneadas, clavícula marcada, etc.

No todo el mundo tiene un % de grasa bajo de base, y esto tenemos que entenderlo. Y no solo influye cómo y cuánto comemos, o cuánto ejercicio hagamos, influyen muchísimas cosas. Nos vemos influidos incluso antes de nacer, con nuestra genética. También a la hora del embarazo, del parto, de nuestra infancia…

Y TODOS NOSOTROS, CIUDADANOS DE UN LUGAR LLAMADO MUNDO, SOMOS VÁLIDOS Y DIGNOS DE QUERERNOS, DE SER QUERIDOS Y DE QUERER. DA IGUAL EL PESO QUE TENGAMOS.

¿PARA QUÉ NO SIRVE?

Continuando con la ÉPICA frase (mal dicho Victoria, se dice oración, pero bueno no pasa nada, frase queda más bonito) anterior, hilo esta pregunta: ¿para qué no sirve el movimiento de la gordofobia?

No sirve para fomentar la obesidad. No sirve para comer hasta que te pete el estómago y los adipocitos. No sirve para ver quién engorda más. No sirve para ir al supermercado y comprarnos todos los ultraprocesados que vendan. No sirve para comernos hasta a nuestros familiares. No sirve para quemar en una hoguera a las personas con un % de grasa bajo (y luego comerlas, por supuesto, aunque sea solo chupar los huesos). No sirve para cerrar todos los gimnasios e invertir ese dinero en restaurantes de comida rápida.

giphy-62.gif

Y eso nos tiene que quedar muy claro. Que se de visibilidad a un cuerpo con obesidad no significa que eso sea sinónimo de salud. Y creedme que las personas que tienen obesidad son conscientes de que no están sanas, por eso han intentado hacer mil dietas para perder peso. Tan solo piden respeto y que no las culpabilicemos, que no las miremos mal en el transporte público cuando ocupen también nuestro asiento, que no hagamos comentarios despectivos sobre su físico o sobre su manera de alimentarse, que las tratemos como personas normales que son.

Cuando esas personas con obesidad, que deben perder peso por salud, se sientan menos culpables y más integradas, serán capaces de seguir un plan de pérdida de peso desde la salud y no desde el físico, consiguiendo no solo un peso adecuado para su salud, sino también una salud mental de diamante.

Aún así, esas personas con obesidad son una minoría, como decía antes, y más en España que no hay tanta obesidad. Sí que hay más sobrepeso, pero vuelvo a lo mismo de antes, ¿qué es el sobrepeso? Ya a cualquier cosa se le llama sobrepeso. Unos kilitos “de más” y ya estás gorda o gordo. Y ¡sorpresa!, ahí entra la gordofobia otra vez.

Yo, por ejemplo, para algunas personas y culturas, estoy gorda, y sinceramente yo no me veo gorda (a veces sí pero bueno ya sabéis como es el demonio de mierda), de hecho me veo más sana que nunca.

¡HASTA OTRO DÍA, PANAL!

Espero que os haya gustado esta pequeña entrada reflexionando un poco sobre la gordofobia. Aunque si os soy sincera, creo que el problema de nuestra sociedad no está en la gordofobia sino en el “físicocentrismo” (¿me acabo de inventar esta palabra? evidentemente), ya que todo se reduce al físico y al cómo nos vemos, o más bien, al cómo nos ven, y qué triste.

¡Tened un día increíble! ¡Hasta otro día panal!

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s