TCA

SUBIR DE PESO EN ESTA CUARENTENA

¡Buenos días, panal! ¿Qué tal lleváis esta cuarentena? Yo bastante bien, en casa tranquilamente.

Por si no lo sabéis (aunque lo dudo) España está en estado de alarma debido a la pandemia del coronavirus o covid-19. Como se contagia muy fácilmente y es muy letal, han decidido mandar una orden para que todo el mundo se quede en sus casas. Solo se puede salir para pasear al perro, comprar productos de primera necesidad, ir a la farmacia, etc.

Yo estoy aprovechando para crear filtros de Instagram, (los tenéis que ver porque son súper chulos, simplemente os metéis en mi perfil para verlos haciendo click aquí y después los probais), grabar Podcasts (me llamo La abejita curiosa y me podéis escuchar en iVoox y en Spotify), subir posts en Instagram y, por supuesto, ¡escribir para el blog! También debería ponerme al día con la uni, pero bueno, qué se le va a hacer.

En este post os vengo a hablar de la subida de peso durante esta cuarentena. Si os interesa, seguid leyendo.

ANTES QUE NADA

Este post va dirigido a personas que tienen una mala relación con la comida y con su imagen, si estáis en recuperación activa de un TCA por favor, aunque leais esto, quedaros con el mensaje de que debeis honrar vuestro hambre (mental y física) para alcanzar el equilibrio. Podeis leer este post porque quizás os transmite tranquilidad, pero lo más importante es que HONREIS VUESTRO HAMBRE. 

Todo el mundo, independientemente de su peso, talla y tamaño corporal, merece honrar su hambre. Cada cuerpo sabe de qué manera honrar su hambre, solo tenemos que confiar en él.

QUE NO CUNDA EL PÁNICO

La gente se está volviendo loca por redes sociales con esto de no salir de casa. Claro, no pueden dar sus tropecientos pasos diarios, no pueden ir al gimnasio, en casa se van a aburrir y van a empezar a comer por aburrimiento… Vamos, el fin del mundo para la cultura de la dieta. Entonces se dedican a buscar la manera de continuar con la dieta y con el ejercicio físico, pero sin salir de casa.

¿Y sabéis qué? No les cuesta buscar información porque todos los influencers/nutristars/entrenadores/ tontos del culo no paran de dar información sobre esto. Lo más importante en esta cuarentena: comer bien y hacer ejercicio para no salir obeso de esto. Creo que a ninguna abeja de este panal le sorprende este mensaje en las redes sociales, ¿verdad? A mi no me sorprende, de hecho, me lo imaginaba, pero me cabrea. Así que ya estoy yo para decir que ES NORMAL QUE EN ESTOS DÍAS NOS MOVAMOS MENOS, COMAMOS POR ABURRIMIENTO Y POR ENDE, ENGORDEMOS. 

NOS VAMOS A MOVER MENOS

No podemos salir de casa, y si lo hacemos es para dar muy pocos pasos y hacer actividades muy concretas (sacar a la mascota, ir a comprar productos de primera necesidad…). Nuestra actividad diaria va a estar reducida, aunque hagamos ejercicio por nuestra cuenta.Esto quiere decir que el gasto calórico diario va a disminuir, como es lógico. Si el cuerpo se mueve menos, necesitará menos.

Algunos cuerpos se regularán muy rápido y en cuanto se muevan un poco menos, dejarán de tener el hambre de siempre y simplemente tendrán un hambre acorde a su actividad física. Sin embargo, puede que otros cuerpos no se regulen rápidamente (por previas restricciones, por ejemplo) y sigan comiendo lo de siempre, que será más de lo que necesitan sus cuerpos y engordarán.

¿Alguna opción de esas está mal? No, ninguna. Tenemos que hacer caso a lo que nos dice nuestro cuerpo, y si nos apetece comer como siempre o incluso más, tenemos que hacerlo. Van a ser unos cuantos días (quince de momento, pero esto se va a alargar más) y no vamos a estar torturándonos pensando en cuánto ejercicio hemos hecho y en cuánto merecemos comer por ello. ¡Hay que comer!

En esto también juega un papel fundamental el siguiente punto:

COMEREMOS POR ABURRIMIENTO

En estos días de cuarentena vamos a aburrirnos un montón. Sí, está bien mirar series, películas, hacer trabajos que tenemos atrasados, ponernos al día con la universidad y reflexionar sobre nuestra existencia, pero en algún momento, entre todos esos planes fantásticos que nos dan por todos lados, nos vamos a aburrir.

Y como seguro ya sabéis, si nos aburrimos es muy probable que comamos. No por hambre, sino por gula. Porque nos apetece ese alimento. Yo os pregunto, ¿de verdad es porque estáis aburridos o es porque teneis tiempo libre para conectar con vosotros mismos e identificar qué os apetece?

No está mal pensar en comida, no está mal que nos apetezcan alimentos, ¡es totalmente normal! Y todo el mundo lo hace.

Si estás en la cama, aburrido, viendo Netflix (o lo que sea que ves) y te apetecen unas galletas. ¡Vete a por esas malditas galletas! Pueden aparecer en tu mente pensamientos como: “no me apetecen, simplemente estoy aburrido”; “no te has movido en todo el día, no mereces comer esas galletas porque tumbado no estás gastando energía”; y miles de pensamientos tóxicos más.

Tenéis que callar esos pensamientos, o por lo menos, llevarles la contraria. Claro que os merecéis esas galletas porque os apetecen, y tener hambre mental, “gula” o antojos (como lo queráis llamar) es totalmente normal, bueno e incluso necesario.

ASÍ QUE SÍ, ENGORDAREMOS

Con todo lo que os he dicho anteriormente, creo que podéis sacar vuestras propias conclusiones y saber que seguramente engordaremos. No vamos a desarrollar diabetes tipo 2 ni adicción a la comida, así que tranquilidad. Simplemente haremos caso a nuestra mente y a nuestro cuerpo.

No estoy dando el mensaje de “cómete toda tu despensa”. Oye, si lo queréis hacer por honrar vuestro hambre, adelante, que yo lo hice en su día. Me comí mi despensa, la de los demás y la de todas las cafeterías de Madrid. Es muy probable que las personas que están en plena recuperación de un TCA tengan hambre física y mental como para comerse una despensa, así que por favor, ¡adelante! Si lo haceis es porque realmente lo necesitais. Si no lo necesitais, creedme que no lo vais a hacer.

Otro consejo que os puedo dar es que no os peseis, ni antes ni después de la cuarentena. Vuestro cuerpo sabe lo que hace y en el caso de haber engordado en esos días, ya se equilibrará más adelante si lo tiene que hacer. Confiad en vuestro cuerpo.

A veces hay etapas en la vida en las que surgen imprevistos, puede ser la cuarentena esta o puede ser cualquier otra cosa (muchos exámenes, mucho estrés, algún familiar está en el hospital o está malito…). Durante estos imprevistos el apetito cambia y la actividad física también, y esto se resume en que seguramente nuestro físico cambie. No está mal, es algo natural. Nadie tiene una vida lineal y perfecta. Tenemos que adaptarnos nosotros a esas situaciones extraordinarias y no que sean ellas las que se adapten.

HASTA OTRO DÍA PANAL

Espero que os haya gustado este post. También tengo un podcast hablando de lo mismo (con un contenido muy similar). Así que si por lo que sea leer os aburre o no lo habéis entendido después de leerlo, os recomiendo que os escuchéis el Podcast (haced click aquí para ir a escucharlo directamente en iVoox y en Spotify, lo que os venga mejor).

¡Que tengáis una buena cuarentena!

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s